Está en Guía turística de Ceuta > Fortaleza del Monte Hacho

Fortaleza del Monte Hacho

La Fortaleza del Monte Hacho, situada a 190 metros de altura sobre el Monte del mismo nombre, es una referencia visual constante para los ceutíes porque sus muros se divisan desde prácticamente cualquier punto de la ciudad y también desde el mar.

El actual recinto amurallado data del Siglo XVIII, tiene forma de hexágono irregular, con un perímetro aproximado de 1.550 metros y una superficie de 108.291 metros cuadrados y está compuesto por un conjunto de lienzos de muralla jalonados por 40 torreones semicirculares y reforzados por 5 baluartes en cada uno de los vértices convexos del hexágono.
En algunos tramos las murallas tienen hasta 26 metros de altura.

Los cinco Baluartes son:
- Baluarte de la Puerta de Málaga.
- Baluarte de Fuente Cubierta.
- Baluarte de San Antonio.
- Baluarte de San Amaro.
- Baluarte de la Tenaza y su Pastel.

Las dos puertas principales son:
- Puerta de Ceuta, situada al oeste, protegida por el Baluarte de la Tenaza y su Pastel. Actualmente es una entrada accesoria que solo se habilita durante ciertos horarios.

- Puerta de Málaga, situada al este, en el lienzo de muralla situado entre los Baluartes de la Puerta de Málaga y el de Fuente Cubierta. Actualmente constituye la entrada principal y aquí se sitúa el cuerpo de guardia.


Historia

La construcción de un recinto amurallado, tipo fortaleza ciudadela, en el Monte Hacho se inició en época de Almanzor, aunque se cree que las primeras edificaciones son de origen bizantino.

Cuando el Sultán almohade Abdelmumen (Siglo XII), en guerra contra los almorávides, toma Ceuta, enfurecido por la tenaz resistencia de los almorávides, ordena la destrucción de la ciudad, declarándola lugar desierto y prohibiendo que fuese poblada. Como consecuencia, en la Fortaleza del Hacho se destruyeron todas las obras interiores y se derribaron 500 metros de muralla. Esto la dejó inservible y sin valor militar alguno.

Cuando los portugueses conquistan Ceuta en 1415, encuentran la Fortaleza semiderruida e inservible y así la conservaron.
A partir del siglo XV, durante la dominación portuguesa y española la ciudadela se utilizó como último reducto defensivo, en caso de que la ciudad fuera atacada por los musulmanes.

La construcción actual se debe a los españoles. En el siglo XVIII, con el aumento de la potencia de la artillería, se hizo necesario refortificar esta posición para defender Ceuta, siendo el ingeniero Juan Cavallero el autor del proyecto de fortificación del recinto amurallado.
En su interior, se construyó un nuevo cuartel para doscientos soldados, un polvorín, aljibes, barracones, campos de tiro, observatorios y otras dependencias.

A principios del siglo XIX, a raíz de la brutal represión llevada a cabo por Fernando VII «el rey Felón», sobre los defensores de la Constitución de 1812 («La Pepa»), se creó el penal de Ceuta donde los castigados a cadena perpetua cumplían su condena, y en la Fortaleza dio origen a la Prisión del Hacho.
A finales del siglo XIX su población penitenciaria era de 734 presos distribuidos en cinco naves, aunque su cuya capacidad real era para 300 presos.
El Penal de Ceuta se cerró en 1910, aunque se mantuvo un centro de reclusión de presos militares hasta 1979.
Actualmente la Fortaleza alberga un acuartelamiento de Artillería Antiaérea.




Volver a la página principal



Guía turística de Ceuta